Quien soy

Me presento, mi nombre es Marta de Francisco, y llevo todo una vida dedicada al mundo de las ventas. Vender es una profesión apasionante que me ha aportado muchas satisfacciones y, por supuesto, algún que otro disgustillo.

Ética Comercial surge como la necesidad de plasmar mi experiencia, con el objetivo de ser útil a los demás. En ocasiones, he visto como la profesión de las ventas se denigra, y nosotros mismos, los vendedores, hemos echado mucha leña sobre esta especie de mala fama. Quizás la razón principal haya sido la mala praxis de años atrás, donde parecía que solo se vendía, por ser suave con el concepto, gracias a tratos de favor. Debo reconocer que, en todos los años que llevo vendiendo, nunca he recurrido a esas malas artes, no son necesarias.

Soy una firme defensora de la importancia de recuperar la ética en los negocios, no es una utopía, es posible hacerlo, está en cada uno de nosotros, si en cada circunstancia actuamos con ética y de acuerdo a nuestros valores, no solo nos sentiremos mejor, sino que nuestro entorno cambiará.

En ocasiones, se me han presentado opciones de actuar de manera menos correcta, para llegar antes al objetivo, o para obtener un lucro económico, y no las he aceptado, por mi tentador que fuera, o por muy bien que me viniera el dinero. Doy gracias por haber mantenido la cordura en esos momentos, porque me han ayudado a tener una carrera limpia y, desde luego, a dormir tranquila.

Porqué creo que estoy cualificada para hablar de ventas

He trabajado de cara al público, desde que tenía 13 años, en una tienda ropa en mis vacaciones de verano y Navidad, aprendiendo lo duro y lo bonito de estar en contacto con las personas. Desde hace más de 25 años realizo mi actividad comercial en el mercado del B2B , atiendiendo a Gran Cuenta y Administración Pública (Gobierno).

Mi marido tiene un centro de buceo, y los fines de semana le ayudo, por lo que también complemento mi experiencia en el entorno B2B con el trato directo a cliente final (B2C).

Mi evolución, fue lenta pero segura, paso a paso, y como en la vida, sigo aprendiendo cada día. Ha sido un camino bonito de recorrer, he aprendido mucho, he tenido la oportunidad de trabajar con gente maravillosa que he aportado mucho, y también con gente que ha aportado y reforzado mi teoría de como no hacer las cosas.

Por si hay dudas sobre mi formación, soy Diplomada en Gestión Comercial y Marketing (un título propio de la Cámara de Comercio de Madrid y la Universidad Autónoma de Madrid) y también en Ciencias Empresariales por la Universidat Oberta de Catalunya, aunque no creáis que en ninguna de estas dos carreras universitarias se estudia de verdad como vender.

A vender se aprende vendiendo, y preguntando y estudiando a los referentes de la profesión, que pueden estar sentados a tu lado, en la oficina. Y nunca paramos de aprender.

Confío en ofreceros información que sea de utilidad, al fin de al cabo, para eso he creado Ética Comercial.